Explora la fascinante historia de los abanicos tradicionales chinos

historia del abanico

Un grupo de mujeres chinas con abanicos por el fotógrafo Afong Lai (ca. 1880). Foto: Wikimedia Commons (CC BY-SA 2.0)

Si el lugar en el que vives tiene veranos intensos, seguro has visto abanicos más de una vez en tu vida. Después de todo, ¡son un gran aliado para combatir el calor! Pero, ¿sabías que la historia de los abanicos plegables se remonta a hace 3,000 años en China, donde son todo un símbolo cultural?

Algunos historiadores creen que en realidad fueron los japoneses quienes diseñaron el abanico plegable, y que está inspirado en las alas de murciélago. Esta teoría apunta que el abanico llegó a China años después y no tardó en convertirse en un accesorio de moda integral tanto para la clase rica como para la trabajadora.

A continuación, explora la historia del abanico.

 

Historia del abanico chino

historia del abanico

Un abanico chino con plumas. Foto: Wikimedia Commons (CC0 1.0)

La historia de los abanicos chinos comienza hace 3,000 años, durante el periodo de la dinastía Shang (alrededor de 1600 – 1046 a.C). Llamado Shanhan, este fue uno de los primeros “abanicos”, aunque no se parecía en nada a los que conocemos hoy en día. Estos estaban atados a un carruaje tirado por caballos y se usaban para bloquear el calor del sol y proteger a los pasajeros de la lluvia (igual que los paraguas actuales). Sin embargo, el Shanhan pronto se convirtió en un abanico de mango largo llamado Zhangshan. Este tipo de abanico, hecho con plumas finas pero resistentes, de seda o de pájaro, fue utilizado principalmente por la guardia de honor del emperador como decoración. No fue hasta la dinastía Zhou, hace más de 2,000 años, que la gente comenzó a usar abanicos plegables para refrescarse.

El “abanico de plumas” se volvió muy popular entre la aristocracia porque era extremadamente caro de producir. Hecho de plumas de ave, fue ampliamente reconocido como símbolo de riqueza, autoridad y sabiduría.

historia del abanico

Un abanico circular de seda con caligrafía, pintura y mango con laca. Foto: Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)

Durante la dinastía Han (206 a.C. – 220 d.C.), el abanico se volvió popular entre la gente común a medida que se inventaron abanicos de bambú más asequibles y abanicos de hojas de totora tejidos a mano. La popularidad de estos abanicos se extendió hasta la dinastía Song (960-1279 d.C). Sin embargo, casi al mismo tiempo, también se introdujo un nuevo tipo de abanico. Los abanicos de seda, preferidos por las mujeres jóvenes en el palacio imperial, eran redondos para parecerse a la luna y recibían el nombre de tuánshàn. Más tarde, este abanico en forma de luna adoptó muchas otras formas, incluidos óvalos planos e incluso la forma de una flor de ciruelo o girasol chino.

Las varillas estos abanicos redondos de seda se hacían tradicionalmente con bambú o huesos de animales. Los mangos generalmente estaban grabados con patrones decorativos y adornos, mientras que la “cara” principal del abanico a menudo estaba bordada o pintada a mano con caligrafía y escenas inspiradas en la naturaleza, como montañas o flores. Estos abanicos en particular siguieron siendo populares en la antigua China durante casi 1,000 años, y todavía se consideran una forma de arte importante de la cultura china de la actualidad.

 

La artesanía detrás de los abanicos plegables

historia del abanico

País de un abanico plegable pintado. Foto: Wikimedia Commons (CC0 1.0)

La industria de fabricación de abanicos en China consistía principalmente en empresas familiares que producían sus diseños en pequeñas cantidades y los vendían en sus talleres. La ciudad de Hangzhou fue el centro de la industria durante la dinastía Song del Sur (1127-1279 d.C.).

Compuestos por un país–es decir, la tela del abanico–y varillas, los abanicos plegables están diseñados para girar alrededor de la “fuente”. Para las varillas, los artesanos utilizaron una variedad de materiales, como sándalo, ébano, carey, marfil, nácar, huesos y bambú.

Por lo general, el país del abanico plegable estaba hecho de papel, seda u otras telas. Como superficie principal del abanico, esta parte fungió como un lienzo para que los artesanos y artistas agregaran caligrafía y escenas pintadas.

 

Simbolismo de la pintura de abanicos

historia del abanico

Abanico con “relieve cuadrado” por Zheng Meisheng, Museo de Arte de Honolulu. Foto: Wikimedia Commons (CC0 1.0)

A partir de la dinastía Song, la pintura de abanicos se convirtió en una forma de arte en sí misma. Los calígrafos y artistas de la antigua China tendían a adornar los objetos que amaban con su arte e historias, por lo que tiene sentido que los abanicos se convirtieran en un lienzo para muchos creadores de este periodo. Los abanicos decorados con pinturas y caligrafía fueron conocidos como “abanicos de los estudiosos” y a menudo reflejaban el estatus de una persona.

Las decoraciones con pájaros y flores simbolizan la belleza y la gracia, por lo que eran motivos populares entre las mujeres jóvenes. Los eruditos, sin embargo, preferían abanicos adornados con la caligrafía de historias antiguas que representaban sabiduría y conocimiento. Las criaturas míticas también eran opciones populares: los dragones se pintaban con frecuencia en los abanicos de los hombres, mientras que las mujeres generalmente preferían los fénix.

 

Los abanicos chinos hoy

historia del abanico

Un abanico plegable con hoja de oro. Foto: Wikimedia Commons (CC0 1.0)

Desde su humilde comienzo durante la dinastía Shang hasta la actualidad, los abanicos plegables han resistido la prueba del tiempo y siguen siendo muy populares, no solo en China sino en todo el mundo. Hoy se conocen más de 500 variantes, y no es raro ver abanicos en las subastas de arte; las piezas decoradas por artistas famosos suelen venderse por grandes sumas de dinero.

Artículos relacionados:

7 Tipos de arte chino, desde cerámica antigua hasta la poesía de hoy

La historia del exquisito arte chino de la pintura sobre seda

6 Cosas que no sabías acerca de la Gran Muralla China

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO