Home / Arte / Historia del arteNotre Dame en el arte: la catedral medieval que ha cautivado a los artistas durante siglos

Notre Dame en el arte: la catedral medieval que ha cautivado a los artistas durante siglos

notre dame en la historia del arte

La Catedral de Notre Dame es uno de los monumentos más importantes de París. Completada a mediados del siglo XIV –y amada desde entonces–, esta fantástica catedral medieval ha tenido varios propósitos a lo largo de sus 850 años de historia.

Como sede del arzobispado de la ciudad, Notre Dame es la principal iglesia católica de París. Sin embargo, al ser una gema de la arquitectura gótica, además de la fama de su encantadora colección de gárgolas, y de sus hermosos rosetones, la importancia cultural de la catedral transciende a la religión, convirtiéndola en la musa perfecta para todo tipo de artistas.

Aquí, echamos un vistazo a algunos de los creadores que han encontrado inspiración en la catedral, desde un ilustrador de manuscritos de la Edad Media hasta uno de los pintores modernistas más famosos del mundo.

 

Jean Fouquet, maestro de los manuscritos miniatura

notre dame en el arte

Jean Fouquet, “La mano derecha de Dios protegiendo a los creyentes contra los demonios”, ca. 1452–1460 (Foto: The Metropolitan Museum of Art Dominio público)

En la Europa medieval, la mayoría de los artistas incorporaron iconografía religiosa en su trabajo, materializándose en tres formas de arte: retablos, pintura sobre tabla, y manuscritos ilustrados. Jean Fouquet, un artista francés del siglo XV, dominó los tres y logró convertirse en uno de los pintores más importantes de la Edad Media.

Fouquet es conocido por su atención a los detalles. El ejemplo principal de esto radica en La mano derecha de Dios protegiendo a los creyentes contra los demonios. Aunque solo mide 18 x 12 cm, este extracto del libro Horas de Étienne Chevalier incluye una “Representación topográficamente exacta del París medieval” protagonizada por la Catedral de Notre Dame, que entonces tenía 115 años.

 

Israel Silvestre, artista real del grabado

Notre-Dame Etching

“Isle de la Cité con Notre Dame,” I. Silvestre, siglo XVII (Foto: The Wellcome Collection CC BY 4.0)

En el siglo XVII, Israel Silvestre trabajó como dibujante y grabador para el rey de Francia. Desde su taller en el Louvre, uno de los deberes reales de Silvestre era documentar diversos sitios de París y sus alrededores.

Al morir, dejó una obra que incluía más de 1,000 grabados. Si bien la mayoría de estas piezas muestran vistas del Palacio de Versalles y otros edificios de la monarquía, la Catedral de Notre Dame protagoniza más de una pieza. 

 

Jacques-Louis David, pionero de la pintura neoclásica

Jacques-Louis David Hassam Notre-Dame

Jacques-Louis David, “La consagración de Napoleón”, 1805-1807 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

A diferencia de la mayoría de los artistas, quienes retrataron la famosa fachada de Notre-Dame en su trabajo, Jacques-Louis David encontró inspiración dentro de sus muros. En La consagración de Napoleón, una enorme pintura del periodo neoclásico, David documentó uno de los eventos más importantes en la historia de Notre Dame: la coronación de Napoleón Bonaparte.

Comisionada personalmente por el emperador Napoleón, la pieza muestra la excesiva opulencia de esta ceremonia, que tenía la intención de conmemorar la transformación del líder militar en un emperador de Francia enviado por Dios.

 

Childe Hassam, un impresionista nacido en Estados Unidos

Childe Hassam Notre-Dame

Childe Hassam, “Catedral de Notre Dame, París,” 1888 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

El impresionismo surgió en París en el siglo XIX. Con un enfoque capturar las “impresiones” fugaces de su entorno, los artistas impresionistas a menudo trataron de documentar la vida cotidiana en sus pinturas. Si bien muchas de las obras producidas durante este tiempo están ubicadas en el idílico campo francés, el impresionista estadounidense y ávido viajero Childe Hassam también encontró inspiración en la vida urbana, con lo que dio vida a pinturas vívidas como Catedral de Notre Dame, París.

 

Maximilien Luce, maestro parisino del puntillismo  

Notre Dame en el arte

Maximilien Luce, “Quai Saint-Michel y Notre Dame”, 1901 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

El puntillismo, un estilo de pintura caracterizado por puntos pequeños y coloridos, surgió en 1886. Si bien el movimiento está asociado con sus pioneros, Georges Seurat y Paul Signac, estos pintores no fueron los únicos artistas que dominaron esta técnica.

Maximilien Luce, por ejemplo, fue un maestro del puntillismo. La atención a los detalles de este pintor que residía en París, así como su uso cohesivo del color, son particularmente evidentes en su serie Notre Dame, que comprende obras como The Quai Saint-Michel y Notre-Dame, una de las pinturas más celebres de Luce.

Henri Matisse, figura de modernismo

notre dame pinturas

Henri Matisse, “Notre-Dame, une fin d’après-midi”, 1902 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

A principios del siglo XX, Henri Matisse, maestro del arte moderno, produjo varias pinturas de la Catedral de Notre Dame, un hito de la arquitectura que podía ver desde su estudio parisino. Sus retratos de la iglesia y su muelle vecino varían en estilo, como una interpretación impresionista, una abstracción vanguardista, y Notre-Dame, une fin d’après-midi, una pintura que recuerda a la obra de Cézanne.

 

Edward Hopper, ícono estadounidense

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Whitney Museum of American Art (@whitneymuseum) on

La mayoría de las pinturas del arista neoyorquino Edward Hopper exploran la realidad de la vida moderna en las grandes metrópolis de Estados Unidos. Sin embargo, en los inicios de su carrera, Hopper encontró inspiración en París, una ciudad que él describió como “Casi demasiado formal y dulce al gusto después del crudo desorden de Nueva York” (Edward Hopper: An Intimate Biography). 

Su visión idílica de París cobra vida en Notre Dame de Paris y otras pinturas realizadas entre 1906 y 1910, un periodo en el que realizó varios viajes a la capital francesa.

 

Pablo Picasso, maestro modernista

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pace Gallery (@pacegallery) on

Aunque nació en España, Pablo Picasso pasó la mayor parte de sus 79 años de carrera en Francia. Como muchos de sus colegas modernistas, dividió su tiempo entre el soleado sur de Francia, y París, donde pintó Notre-Dame de Paris en 1954.

Creada en una de las fases finales de la obra de Picasso, Notre-Dame de Paris muestra su habilidad para pintar de paisajes, algo por lo que mostró interés en su obra temprana. Como este género “desempeñó un papel integral en el desarrollo de Picasso como artistaNotre-Dame de Paris, en última instancia, sirve como un homenaje sutil y simbólico a sus inicios artísticos.

 

Artículos relacionados:

Artistas hacen un homenaje a la icónica Catedral de Notre Dame después del devastador incendio

7 Lugares medievales en Europa que puedes visitar en la actualidad

París recupera la esperanza tras reportarse que los rosetones de Notre Dame están a salvo

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO