Alma Thomas: la pintora negra que le dio su propio toque al arte abstracto

Nunca es demasiado tarde para alcanzar tus sueños y desarrollar tu potencial, y no hay mejor ejemplo de esto que Alma Thomas. Esta artista negra del siglo XX creció en una época y en un lugar donde ni siquiera se le permitía ingresar a los museos, y mucho menos exhibir su trabajo en uno. Por ello, no hace falta decir que no siguió el camino normal para convertirse en artista. Esta pintora abstracta, quien no tomó en serio su carrera artística hasta que tenía casi 70 años, obtuvo numerosos reconocimientos durante su vida y ahora es recordada especialmente por su uso de formas y colores abstractos.

Sigue leyendo para conocer más sobre esta gran artista, quien superó los obstáculos de un mundo definido por la discriminación racial y de género para crear su propio mundo lleno de belleza y color.

 

¿Quién fue Alma Thomas?

Nacida en Columbus, Georgia en 1891,Alma Thomas era la mayor de cuatro hijas. Aunque creció en el sur durante una época de segregación racial y no se le permitía ingresar a museos de arte y otras instituciones similares, fue una niña muy creativa. Esa faceta fue nutrida por su madre, que era diseñadora de vestidos y a quien la artista le atribuyó esa chispa creativa.

“Todo lo que hizo fue como una pintura”, Thomas dijo en una entrevista poco antes de su muerte. “Se sentaba a la máquina de coser y por la noche la oíamos cantar mientras cosía. Por eso soy como soy. Para los jóvenes que me rodean, los que quieren ser pintores y los que aman el arte. Lo obtuve de mi abuelo y mi madre”.

En 1907, cuando Thomas cumplió 16 años, su padre trasladó a la familia a Washington, D.C. para que sus hijas pudieran terminar su educación. Fue ahí donde pudo desarrollar verdaderamente sus habilidades artísticas y explorar una variedad de campos que le interesaban. Al ingresar a la Preparatoria Técnica Armstrong, la joven artista pudo tomar clases de costura, cocina, sombrerería y, por supuesto, arte. “Cuando entré en la sala de arte, fue como entrar al cielo. Un lugar hermoso, justo donde yo pertenecía”, dijo Thomas sobre sus días en la preparatoria. “Me quedé tres o cuatro años y tomé todos los cursos de arte… La preparatoria Armstrong sentó las bases de mi vida”.

 

Educación y los primeros años de su carrera

Thomas se graduó de la preparatoria en 1911 e hizo una carrera en el campo de la educación. Obtuvo su título de maestra en 1913 y luego obtuvo un puesto como maestra de jardín de niños en una settlement house (escuelas en las que jóvenes de clase media compartían sus conocimientos con personas más pobres) en Wilmington, Delaware, donde permaneció durante seis años. Hacia el final de su estancia ahí, debido tanto los nuevos desarrollos en la tecnología como a los cambiantes métodos de enseñanza contemporáneos, decidió que era hora de hacer ajustes en su carrera.

En 1921, a la edad de 30 años, Thomas volvió a la escuela. Asistió a la Universidad de Howard y estudió bajo la tutela de James V. Herring, el fundador del nuevo departamento de arte de la Universidad. En 1924, obtuvo su Licenciatura en Ciencias en Bellas Artes y se convirtió en la primera graduada del recién creado programa de Bellas Artes. Aunque hay pocos documentos que avalen esto, se cree que ella es la primera mujer afroamericana, o la primera mujer en absoluto, en recibir una licenciatura en arte en Estados Unidos.

Tras salir de la Universidad de Howard, Thomas regresó al salón de clases, esta vez como maestra de arte en la Secundaria Shaw  en Washington, D.C., donde trabajó como maestra durante 35 años, aunque continuó desarrollando su propia práctica artística durante ese tiempo. “Dediqué mi vida a los niños, y creo que me querían, al menos los que estaban interesados ​​en el arte”, recordó la artista.

Mientras daba clases en Washington, D.C., Thomas desarrolló una serie de programas para sus estudiantes, organizando la primera galería de arte en el sistema de escuelas públicas de D.C. así como un programa de arte comunitario para fomentar la apreciación de las bellas artes. También regresó para seguir su propia educación artística, tomando clases nocturnas y los fines de semana durante más de una década en la Universidad Americana, desde 1950, cuando ya tenía 59 años. Durante estos años de formación, el estilo de Thomas evolucionó, pasando de la pintura figurativa más tradicional a las fases del cubismo, expresionismo abstracto, y más tarde incorporando los colores brillantes característicos del estilo que la hizo famosa más adelante.

“El estudio de la pintura creativa en la Universidad Americana me liberó de las limitaciones del pasado y me abrió la puerta a la creatividad”, Thomas expresó en sus escritos autobiográficos. “El arte creativo … es para todos los tiempos y, por lo tanto, es independiente del tiempo. Es de todas las edades, de todos los países, y si con esto simplemente queremos decir que el espíritu creativo en el hombre que produce un cuadro o una estatua es común a todo el mundo civilizado, independientemente de la edad, la raza y la nacionalidad, la declaración puede permanecer indiscutible”.

 

Últimos años y carrera como artista

Cuando Thomas se retiró de la docencia en 1960, a la edad de 69 años, comenzó a dedicarse por completo a su pasión como artista profesional. Al dedicarse a tiempo completo a su práctica artística, comenzó a encontrar nuevas fuentes de inspiración: la luz que entraba por la ventana del estudio de su casa, imaginaba la tierra a vista de pájaro e incluso la exploración espacial. Esto la llevó al desarrollo del estilo por el que es más conocida en la actualidad: las audaces pinceladas que se fusionan en patrones similares a mosaicos, enlucidos en un brillante arcoíris de colores.

Fue también en sus últimos años que Thomas comenzó a recibir más reconocimiento por su trabajo, principalmente debido al desarrollo de su estilo posterior, el cual es muy distinto de sus trabajos figurativos anteriores. Después de un severo ataque de artritis en 1964, había considerado dejar la pintura para siempre y continuó luchando contra el dolor por el resto de su vida. Sin embargo, la Universidad de Howard se ofreció a organizar una retrospectiva de su trabajo en 1966, cuando Thomas tenía 75 años, lo que la animó a seguir pintando.

Thomas se inspiró para crear un cuerpo de trabajo completamente nuevo, especialmente para la exposición de Howard, que era diferente a todo lo que había pintado antes. Esta serie fue conocida como Earth Paintings o “pinturas terrestres”. Una de estas, titulada Resurrection, fue adquirida para la colección de la Casa Blanca en 2014. Unos años después de la retrospectiva de Howard, en 1969, Thomas comenzó a centrarse en otro tema importante en sus pinturas. Esta vez inspirada en el aterrizaje en la luna, tituló la serie Space, Snoopy and Earth.

En 1972, cuando tenía 81 años, Thomas se convirtió en la primera mujer afroamericana en exhibir sus obras en una exposición individual en el Museo Whitney de Arte Americano. Más tarde ese mismo año, recibió el mismo honor en la Galería de Arte Corcoran. Su trabajo fue muy bien recibido por los críticos de arte. Las críticas positivas que aparecieron en The New York Times celebraban sus imaginativas composiciones, llamándolas “abstracciones expertas, de estilo tachiste, impecables en su manejo del color”.

Thomas continuó siendo reconocida por su trabajo a nivel nacional hasta el momento de su muerte en 1978. Como una artista negra, dejó un legado que trasciende el paso de las generaciones. Desde la muerte de la artista, su trabajo continúa siendo celebrado, con varias exposiciones organizadas en su nombre durante los últimos 40 años—incluyendo una titulada Everything is Beautiful programada que se inaugurará en julio de 2021 en el Museo de Arte Chrysler en Virginia en Virginia.

La belleza fue el impulso central detrás de las pinturas de Thomas, y la artista se esforzó por transmitir la belleza que veía en el mundo que la rodeaba en cada pieza que pintaba. Ofreciendo su propia perspectiva, a menudo describía la filosofía detrás de su arte en términos esperanzadores: “A través del color, he tratado de concentrarme en la belleza y la felicidad de mi pintura, en lugar de en la inhumanidad del hombre hacia el hombre”.

 

Echa un vistazo al increíble arte abstracto de Alma Thomas.

Artículos relacionados:

Conoce la historia del ‘color field painting’ y los artistas que lo desarrollaron

12 Pintoras famosas que todo amante del arte debe conocer

Remedios Varo: La pintora inconforme que le dio un giro al surrealismo

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]