Home / Arte / Historia del arte / 5 Datos sobre James McNeill Whistler, el artista estadounidense que hacía “arte por el arte”

5 Datos sobre James McNeill Whistler, el artista estadounidense que hacía “arte por el arte”

James Abbott McNeill Whistler Portrait

James McNeill Whistler, ” Composición en gris: retrato del artista”, ca. 1872 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

En 1871, el artista estadounidense James McNeill Whistler completó una de las pinturas más famosas de la historia del arte. Conocido como Arreglo en gris y negro n.º 1 o Retrato de la madre del artista, la sencillez y composición simple de este cuadro ha cautivado a los espectadores por casi 150 años. Si bien esta pieza es tal vez la creación más famosa de Whistler, no es lo único que vale la pena conocer sobre el artista; su historia personal incluye hogares en el extranjero, conflictos con amigos e incluso una pelea de pavos reales.

¿Quieres conocer más sobre este pintor? Estos son cinco datos sobre James McNeill Whistler.

Desarrolló un interés en el arte cuando era pequeño y vivía en Rusia.

James McNeill Whistler Portrait

William Edward Kilburn, Daguerrotipo de James McNeil Whistler, ca. 1847-1849 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

En 1834, James Abbott McNeill Whistler nació en Lowell, Massachusetts—un pueblo al que luego renunciaría. “Naceré cuando y donde quiera, y no elijo nacer en Lowell”, declaró en 1877. Aunque rechazar su lugar de nacimiento puede sonar extraño, Whistler llevó un estilo de vida internacional desde que era pequeño. Tras mudarse a Connecticut en 1837, su familia se mudó a San Petersburgo, Rusia, cuando Whistler tenía solo 8 años.

Durante su estancia en San Petersburgo, Whistler descubrió y desarrolló sus talentos artísticos. Después de dos años en la Academia Imperial de las Artes, él y su madre se mudaron a Londres, donde estudió fotografía y arte informalmente bajo la dirección de su cuñado. Cuando todo apuntaba a un camino libre de obstáculos hacia una exitosa carrera artística, los planes de Whistler cambiaron en 1849: su padre, un destacado ingeniero, murió de cólera y su familia regresó a Connecticut.

Consideró convertirse en ministro, unirse al ejército y trabajar como cartógrafo antes de estudiar arte en París.

James McNeill Whistler Map

James McNeill Whistler, Mapa del hemisferio occidental (del cuaderno de dibujo), 1851 (Foto: Museo Metropolitano de Arte Dominio publico)

Tras la muerte de su esposo, la madre de Whistler inscribió a su hijo en una escuela preparatoria dirigida por un reverendo. Si bien ella esperaba que esto lo llevara a una carrera en el clero, Whistler pasó su tiempo dibujando caricaturas y finalmente ingresó a la escuela militar–que poco después abandonó.

Posteriormente, Whistler trabajó como cartógrafo militar y marítimo. Si bien sus trabajos, hábilmente dibujados, fueron prometedores, casi siempre los entregaba tarde. Además, tenía el hábito de llenar sus mapas con sirenas, monstruos marinos y otras criaturas míticas, lo que finalmente le costó su trabajo.

Después de estos proyectos fallidos, decidió dedicarse convertir al arte en su profesión. En 1855, se mudó a París, donde estudió arte (tanto en entornos académicos como por mérito propio). A pesar de que pasó sus primeros tres años en la capital francesa viviendo en la decadencia y mostrando un bajo rendimiento, Whistler comenzó a tomar su práctica en serio en 1858, cuando ingresó al círculo social del maestro realista Gustave Courbet.

 

Dio a sus pinturas títulos inspirados en la terminología musical.

James McNeill Whistler Painting

James McNeill Whistler, “Nocturno en negro y oro: el cohete cayendo”, 1875 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

A lo largo de los siguientes diez años, Whistler se hizo de un nombre tanto en París como en Londres (ciudad a la que se mudó en 1859) con sus pinturas tonales. Sirviendo simplemente como estudios de color y carentes de significados subyacentes, estos trabajos ilustran el interés de Whistler en crear “arte por el arte”. Este enfoque independiente sobre el arte es una de las cosas por las que el artista es recordado, a la par con su tendencia a dar nombres musicales a las pinturas.

“Nocturno”, “armonía” y “sinfonía” son solo algunos de los términos que Whistler optó por incluir en sus títulos. Inspirado por la creencia de que “la música es la poesía del sonido, también pintar es la poesía de la vista, y el tema no tiene nada que ver con la armonía del sonido o del color”, el artista comenzó a dar a sus pinturas títulos líricos al principio Década de 1870, siendo Arreglo en gris y negro n.º 1 uno de los primeros ejemplos, y uno de los más famosos.

 

Hay un Arreglo en gris y negro n.º 2. 

Whistler's Mother

James McNeill Whistler, “Arreglo en gris y negro n.º 1”, 1871 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

Arreglo en gris y negro n.º 1 es un retrato de la madre del artista, Anna McNeill Whistler, quien tenía 67 años. Fue completado en 1871, cinco años después de que la madre de Whistler decidiera alcanzarlo en Londres.

Además de mostrar el enfoque de Whistler sobre el color, que exploró a través de la forma y la composición, esta austera pintura también ilustra la percepción del artista de su piadosa madre, cuya presencia en Londres—que hasta entonces era el escenario de su estilo de vida bohemio—describió como un “disturbio general” en una carta a su compañero artista y amigo Henri Fantin-Latour.

Con su composición básica, su tema mundano y su paleta de colores sombríos, muchos de los contemporáneos de Whistler criticaron el trabajo. Sin embargo, para Thomas Carlyle, un historiador, satírico, filósofo y matemático escocés, fueron esas mismas cualidades las que lo hicieron memorable. Esto lo llevó a encargar a Whistler para producir Arreglo en gris y negro n.º 2, un retrato muy similar protagonizado por Carlyle.

Arrangement in Grey and Black No. 2

James McNeill Whistler, “Arreglo en gris y negro n.º 2”, 1873 (Photo: Wikimedia Commons Public Domain)

“Le gustó la simplicidad, la anciana sentada con las manos en el regazo y dijo que él sería pintado”, explicó Whistler. “Y él vino una mañana temprano, y se sentó, y tuve el lienzo listo, y mis pinceles y paleta, y Carlyle dijo, ‘¡Y ahora, mon, dispara!”‘

 

Su vida estuvo llena de conflictos y disputas.

The Peacock Room

La habitación del pavo real (Foto: Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0)

Si bien la colaboración de Whistler con Carlyle resultó fructífera (Arreglo en gris y negro n.º 2 es uno de sus retratos más importantes), las relaciones no se le daban bien. De hecho, con frecuencia peleaba–e incluso dejaba de hablarse–con amigos y compañeros artistas por igual. Ejemplos famosos incluyen a Courbet (que causó revuelo cuando pintó a la novia de Whistler desnuda en 1864); William Merritt Chase (quien llamó a Whistler un “verdadero tirano”); y el crítico de arte John Ruskin (a quien Whistler demandó por difamación después de comparar su arte con “arrojar una olla de pintura en la cara del público”).

Sin embargo, la pelea más infame de Whistler fue con Frederick Richards Leyland. Leyland, un magnate naviero inglés, poseía una prolífica colección de porcelana china. En la década de 1870, encargó al arquitecto Thomas Jeckyll que diseñara y creara una habitación en su casa de Londres para exhibir estas mercancías. Sin embargo, cuando Jeckyll comenzó a tener problemas de salud mientras Reyland estaba fuera de la ciudad, Whistler fue invitado al proyecto, e inmediatamente todos los planes anteriores fueron abandonados.

“Bueno, seguí pintando”, recordó. “Seguí, sin diseño ni boceto, poniendo cada toque con tanta libertad … Y con la armonía en azul y oro en desarrollo, olvidé todo en mi alegría”. Sin embargo, cuando Leyland se enteró de las libertades que Whistler se había tomado, no compartió esta alegría. De hecho, se negó a pagarle a Whistler en su totalidad. Whistler, a su vez, respondió adornando la habitación con Arte y dinero; o la historia de la habitación, un mural simbólico con dos pavos reales luchando.

Parte de la colección del Instituto Smithsoniano desde 1906, la habitación del pavo real ahora se encuentra en la Galería Freer Sackler en Washington, D.C., donde sigue siendo la estrella de la colección y, en más de un sentido, un símbolo de la vida y la carrera de Whistler.

Artículos relacionados:

8 personas reales que protagonizaron las pinturas más famosas de la historia

La vida y obra de J.M.W. Turner, una de las figuras más influyentes en el arte moderno

Descubre cómo el realismo revolucionó la historia del arte

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO