Conoce a los nabis, los “profetas del arte moderno” que transformaron la pintura del siglo XX

Arabesco poético de Maurice Denis

Maurice Denis, “Arabesco poético”, 1892 (Foto: Wikimedia Commons [CC BY 2.0])

A medida que Francia se acercaba al siglo XX, varios movimientos modernistas ya habían empezado a tomar forma. Inspirados por el trabajo progresista de los impresionistas, varios artistas de finales de siglo XIX se unieron para desafiar los límites del arte. Mientras que la mayoría de estas agrupaciones giraban en torno a estilos, gustos o técnicas compartidas, el movimiento nabi era más metafísico por naturaleza, nacido de una “profecía” que prometía una nueva era de la pintura.

 

¿Quiénes eran los nabis?

Los nabis

Louis-Alfred Natanson, foto de Ker-Xavier Roussel, Édouard Vuillard, Romain Coolus y Felix Vallotton en 1899 (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Los nabis eran un grupo de artistas post-impresionistas que surgió en 1888 y se disolvió en 1900. Fundado por el artista y estudiante radicado en París Paul Sérusier, los nabis también incluían a Pierre Bonnard, Maurice Denis, Paul Ranson, Ker-Xavier Roussel, Felix Vallotton y Édouard Vuillard. Juntos, estos jóvenes artistas buscaron “revitalizar” la pintura usando la forma y el color como un medio de expresión personal sin intermediarios—no como descriptores objetivos.

El poeta simbolista Henri Cazalis bautizó a los artistas con el nombre de “nabis”—un término derivado de la palabra hebrea y árabe para “profetas“—como un guiño a la naturaleza devota y casi espiritual de su hermandad artística. “Nos dio un nombre que, con respecto a los estudios, nos hizo iniciados”, explicó Maurice Debis, “una especie de sociedad secreta con tendencias místicas, habitualmente en un estado de fervor profético”.

 

El surgimiento de los nabis

El talismán de Paul Sérusier

Paul Sérusier, “El talismán”, 1888 (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

En el verano de 1888, Paul Sérusier—un estudiante de 24 años en la Académie Julian, una escuela de arte privada en París—se unió a una comunidad de artistas en Pont-Aven, una pintoresca comuna de Bretaña, Francia. Con el pionero postimpresionista Paul Gauguin como mentor, Sérusier completó El talismán, un paisaje virtualmente abstracto que él y sus compañeros de la academia Denis, Bonnard y Ranson pronto adoptarían como la pintura inaugural de los nabis.

El talismán canaliza el estilo característico de Gauguin: pinceladas planas, formas expresivas y una paleta de colores vivos. Sin embargo, lo más importante es que esta innovadora pieza ilustra la idea de la “pintura pura“de los nabis, un enfoque basado en las sensaciones que haría que todos los artistas se liberaran “de todos los yugos que trajo la idea de la copia a los instintos de los pintores”.

Fortalecido por este nuevo enfoque de la pintura, el movimiento nabi se materializó rápidamente. Al año siguiente, el grupo celebró su primera exposición, El grupo impresionista y sintetista, en el Café des Arts, un local vanguardista muy cerca del pabellón oficial de arte de la Feria Mundial de París de 1889. En 1890, Maurice Denis, de 18 años de edad, creó La definición del neotradicionalismo, un manifiesto del grupo que invitaba a los lectores a recordar”que un cuadro, antes de ser un caballo de batalla, un desnudo femenino o una especie de anécdota, es esencialmente una superficie plana cubierta de colores ensamblados en un cierto orden”.

Ese mismo año, los nabis fundaron un estudio en el 28 de la calle Pigalle en París. Aunque cómicamente fue descrito como “tan grande como un pañuelo de bolsillo”, este sitio fue clave para el movimiento; además de servir como un lugar para que los vanguardistas de la ciudad se reunieran e intercambiaran ideas, también permitió al movimiento nabi desarrollarse y florecer.

 

El arte nabi

El vestido de flores de Édouard Vuillard

Édouard Vuillard, “El vestido de flores”, 1891 (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Al igual que el trabajo postimpresionista en general, las pinturas nabi no se adhirieron a un estilo específico. En su lugar, estaban unidas por un objetivo compartido: evocar emociones en lugar de replicar la vida real.

Aún así, las piezas nabi suelen tener ciertas similitudes estéticas. Siguiendo los pasos de Gauguin, los artistas nabi a menudo empleaban pinceladas y colores expresivos. Al igual que otros artistas de la época, también replicaron el aspecto y la estética de las impresiones xilográficas japonesas en su trabajo, culminando en otra característica clave de los nabi: cuadros deliberadamente planos.

Al renunciar al sentido de la perspectiva, los nabis ya no quedaban limitados por los límites espaciales de la vida real. “Estoy tratando de hacer lo que nunca he hecho—reproducir la impresión que uno tiene al entrar en una habitación: uno ve todo y al mismo tiempo nada”, dijo Bonnard.

Jardines públicos de Édouard Vuillard

Édouard Vuillard, “Jardines públicos”, 1894 (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Esta influencia japonesa no solo es evidente en las pinturas nabi, sino también en el arte decorativo.  Además de los lienzos convencionales, los nabis plasmaron sus pinturas sobre biombos—un enfoque que llevó un paso más allá su interés por el arte de Japón.

Los biombos no eran los únicos objetos de arte decorativo que hacían los nabis. También produjeron papel tapiz, tapices, cerámica y vitrales. En 1892, también comenzaron a diseñar escenografías y trajes para producciones teatrales—una relación de trabajo que pronto los llevó a crear carteles, programas teatrales y otras artes gráficas.

Sin embargo, para finales de la década los nabis abandonaron estas formas de arte de vanguardia, volviendo a sus devotas raíces pictóricas antes de disolverse en el año 1900.

 

Legado

Los nabis

Maurice Denis, “Homenaje a Cézanne”, 1900 (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

¿Por qué los nabis decidieron separarse? Décadas más tarde, el miembro fundador Édouard Vuillard explicó que su trabajo se volvió obsoleto con la aparición de movimientos cada vez más modernos. “La marcha del progreso fue muy rápida”, explicó en 1937. “La sociedad estaba lista para acoger al cubismo y al surrealismo antes de que hubiéramos alcanzado lo que habíamos imaginado como nuestra meta. Nos encontramos de alguna manera suspendidos en el aire”.

Si bien los miembros más destacados del grupo nabi se unieron a otras corrientes a principios del siglo XX (Vuillard, por ejemplo, se volvió realista, mientras que Bonnard exploraría una amplia gama de estilos hasta su muerte en 1947), su legado ha permanecido relativamente intacto. Aunque a menudo eclipsado por los géneros sucesivos, el arte nabi abrió el camino a los modernistas interesados en una nueva forma de hacer arte tradicional—una paradoja “profetizada” por Maurice Denis en su manifiesto.

“El neotradicionalismo no puede perder el tiempo con psicologías aprendidas y febriles, sentimentalismo literario que requiere una explicación del tema, todas esas cosas que no tienen nada que ver con su propio dominio emocional”, dijo. “Ha llegado a la etapa en la que es posible hacer síntesis definitivas. Todo está contenido en la belleza de la obra”.

Artículos relacionados:

¿Qué es el arte moderno? Exploramos las corrientes que definen este género vanguardista

Bauhaus: Conoce el movimiento vanguardista que transformó el arte moderno

Conoce los orígenes del expresionismo, el movimiento artístico inspirado por la experiencia emocional

Raoul Dufy: el genio del color que mostró la vida en Francia en el siglo XX

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO