10 Datos sobre Utagawa Hiroshige, el último gran maestro de la estampa japonesa

Utagawa Hiroshige

Retrato conmemorativo de Utagawa Hiroshige por Utagawa Kunisada, 1858. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

El artista japonés Utagawa Hiroshige suele ser considerado el último gran artista del movimiento ukiyo-e. Ukiyo-e significa “imágenes del mundo flotante”, y los artistas de este movimiento produjeron estampas y pinturas que representaban escenas históricas, la naturaleza y rostros famosos de Edo. Sin embargo, Hiroshige desarrolló su propio estilo en lugar de crear grabados sobre los motivos típicos del ukiyo-e. Este artista buscó inspiración en las experiencias cotidiana, recreando imágenes de hombres y mujeres trabajadores en entornos urbanos. Así, produjo sus imágenes con tal habilidad, que las escenas del día a día se transformaron en paisajes maravillosos con colores vibrantes y detalles encantadores.

Las impresiones de Hiroshige atrajeron a las masas, ya que el público japonés pudo sentirse identificado con las escenas. Muchas de sus obras de arte se centraron en el clima de las estaciones o las festividades que marcaban una época específica del año. Todavía populares hoy en día, las estampas en madera de Hiroshige ofrecen un registro duradero del pasado periodo Edo.

A continuación, descubre 10 datos sobre el legendario artista japonés de ukiyo-e, Utagawa Hiroshige.

Utagawa Hiroshige

“Estación de Ōtsu” por Utagawa Hiroshige, c. 1840. (Foto: Wikimedia Commons, CC0 1.0)

 

Tenía muchos nombres

Hiroshige nació en 1797 y fue el único hijo de Andō Gen'emon. Originalmente se llamaba Andō Tokutarō, pero su nombre cambió a lo largo de su infancia; también se le conocía como Jūemon, Tokubē y Tetsuzō.

 

Tuvo una infancia trágica

La familia de Hiroshige eran samuráis, lo que significa que tenían el rango más alto de las cuatro castas japonesas. Debido a su clase social, se esperaba que la familia Andō mantuviera sus posiciones ancestrales como guardias de incendios en el servicio civil. Vivían en la zona de la orilla del río Yayosu de Edo (lo que hoy es Tokio), que se había convertido en la capital del imperio japonés en 1603. Cuando Hiroshige tenía tres años, su hermana mayor falleció. Luego, en 1809, cuando tenía 11 años, murió su madre. Su padre murió varios meses después, justo después de que el artista cumpliera 12 años. Hiroshige quedó huérfano y tuvo que arreglárselas por su cuenta.

Utagawa Hiroshige

“Santuario Suijin y Massaki en el río Sumida”. Parte de la serie “Cien vistas famosas de Edo”, núm. 35, 1856. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

 

Antes de ser artista fue bombero

Después de la muerte de su padre, Hiroshige heredó el rol de su padre como guardia de fuego del castillo de Edo. El trabajo le dio suficientes ingresos para sobrevivir, pero también le dio mucho tiempo libre. Los que trabajaban en el servicio de bomberos a menudo tenían otros pasatiempos y ocupaciones además de su trabajo de servicio civil. Hiroshige se dedicó al arte y se inscribió en la escuela Utagawa con el artista japonés de ukiyo-e Toyohiro. Hiroshige también estudió en la escuela Kanō, una de las instituciones más famosas de pintura japonesa.

 

Era un maestro del bokashi

Hiroshige era conocido por sus grabados en madera que presentaban hermosos cielos en degradados de colores saturados. Logró la sutil variación de tono utilizando la técnica bokashi del ukiyo-e. Esto implicaba el uso de un pincel para aplicar tinta en varios colores a diferentes secciones de un bloque de impresión humedecido. La tinta se esparce por el área húmeda, creando una gradación suave cuando se imprime en papel.

 

Utagawa Hiroshige

“Templo de Teppozu y Tsukiji Honganji”. Parte de la serie “Cien vistas famosas de Edo”, núm. 78, 1858. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

 

Inspiró a varios artistas europeos famosos

Los grabados de Hiroshige ayudaron a popularizar el arte japonés en todo el mundo. En Europa, los artistas del siglo XIX quedaron fascinados por su uso del color y su capacidad para captar el paso del tiempo. Los impresionistas franceses Édouard Manet y Claude Monet amaban su trabajo. Algunos historiadores del arte han señalado que el uso de la perspectiva del postimpresionista Paul Cézanne es similar al de Las cincuenta y tres estaciones del Tōkaidō de Hiroshige. Incluso Vincent van Gogh creó un tributo a Lluvia repentina sobre el puente Shin-Ohashi y Atake de Hiroshige en su pintura de 1887, Puente bajo la lluvia.

 

Creó alrededor de 8,000 obras

Hiroshige fue extremadamente prolífico a lo largo de su vida y produjo más de 8,000 obras. Sus primeros grabados mostraban temas comunes del ukiyo-e como mujeres y actores. Sin embargo, en 1831 comenzó a centrarse en el arte del paisaje. Creó numerosos juegos de estampados inspirados en la belleza de Edo, los cambios de estación y sus viajes por Japón.

 

Utagawa Hiroshige

“Lluvia repentina sobre el puente Shin-Ohashi y Atake”. Parte de la serie “Cien vistas famosas de Edo”, núm. 52 o 58, 1857. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

 

Realizó una serie de grabados que documentan su viaje por el camino imperial de Tōkaidō

La primera gran serie impresa de Hiroshige fue Las cincuenta y tres estaciones del Tōkaidō. Representa un viaje que hizo el artista en 1832, en el que recorrió todo el camino imperial de Tōkaidō. El viaje es una de las cinco rutas más importantes del periodo Edo, que conecta Kioto con Edo. Había 53 estaciones de correos a lo largo de la ruta a Kioto, e Hiroshige se detuvo en cada una para esbozar la escena. Cuando regresó a casa, el artista inmediatamente comenzó a trabajar en los primeros grabados de la serie. Presentó los grabados de paisajes a las editoriales y pronto se convirtieron en algunas de sus obras más vendidas. El éxito de la serie Las cincuenta y tres estaciones del Tōkaidō estableció a Hiroshige como el grabador más exitoso de la época.

 

Utagawa Hiroshige

“Hodogaya (puente Shinkame)”, en “Las cincuenta y tres estaciones del Tōkaidō (Tōkaidō Gojūsan-tsugi no uchi),” c. 1834 (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

 

Su serie Cien vistas famosas de Edo es una de las colecciones más famosas de arte japonés

En 1856, Hiroshige comenzó su influyente serie Cien famosas vistas de Edo. Con su estilo distintivo, los grabados representan los santuarios, tiendas famosas, restaurantes y casas de té de Edo, así como el río Sumida y el paisaje circundante.

Desafortunadamente, Hiroshige murió antes de que pudiera completar la colección y su trabajo fue continuado por su yerno, Hiroshige II. La serie terminada se publicó entre 1856 y 1859 y fue muy popular. Las imágenes de las cien vistas famosas de Edo siguen estando entre las estampas más famosas de todos los tiempos.

 

Utagawa Hiroshige

Parte de la serie, “Cien vistas famosas de Edo”, núm. 008 , parte 1: primavera, 1856 (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

 

Vivió en la pobreza

A pesar de ser un artista reconocido, Hiroshige nunca se volvió rico. Solo ganaba alrededor del doble del salario de un trabajador. Algunas personas creen que es por eso que produjo tantas obras de arte. Trabajaba incansablemente para llegar a fin de mes, e incluso tuvo que dejar instrucciones sobre cómo pagar sus deudas después de su muerte.

 

Se convirtió en un monje budista

En 1856, Hiroshige “se retiró del mundo” y se convirtió en monje budista. Murió dos años después, a los 60 años, y fue enterrado en un templo budista zen. Hiroshige falleció durante la gran epidemia de cólera de Edo de 1858; sin embargo, aún no está claro si la enfermedad fue la causa de su muerte. Antes de morir, Hiroshige escribió este poema de despedida:

“Dejo mi pincel en el Este,

Y emprendo mi viaje.

Veré los lugares famosos de la Tierra Occidental”.

 

Artículos relacionados:

La singular historia y exquisita estética de las etéreas estampas japonesas

‘La gran ola de Kanagawa’: La historia de la estampa más famosa de Hokusai

200 Históricas estampas japonesas son recopiladas en un nuevo libro

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]