Explora el significado detrás de ‘Un bar del Folies-Bergère’ de Éduard Manet

Un bar del Folies Bergere de Edouard Manet

“Un bar del Folies-Bergère”, Édouard Manet, 1882 (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Mientras que muchos artistas son recordados por pertenecer a un movimiento artístico específico, Édouard Manet es un pintor que no puede ser adscrito a un estilo singular. El pintor francés nacido en París se hizo famoso a mediados del siglo XIX con obras innovadoras que tendieron un puente entre el realismo y el impresionismo. Su última gran obra, Un bar del Folies-Bergère, es la culminación de su singular—y, para algunos, controvertido—enfoque hacia la pintura.

Aquí aprenderemos más sobre Manet y exploraremos los variados elementos que componen este cuadro monumental.

 

¿Quién fue Edouard Manet?

Fotografía de Edouard Manet

Foto del artista Édouard Manet, agrandada por Paul Nadar con la original de su padre, antes de 1870 (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Manet (1832 – 1883) comenzó su carrera artística estudiando las obras de grandes maestros de la pintura conocidos por sus pinceladas expresivas y su uso del color, como Diego Velázquez y Francisco de Goya. Cuando comenzó a crear sus propias obras originales a finales de la década de 1850, el movimiento realista seguía siendo muy popular en París, por lo que se adecuó a este estilo más preciso y fundamentado.

Almuerzo sobre la hierba de Edouard Manet

“Almuerzo sobre la hierba” (“Le déjeuner sur l’herbe”), 1863. (Foto vía Google Art Project, dominio público)

A medida que su práctica siguió desarrollándose, el estilo y los temas de Manet se alejaron de los valores realistas. Y en 1863, Manet se separó definitivamente de los salones de arte tradicionales con dos cuadros polémicos: Almuerzo sobre la hierba y Olympia. Ambas obras presentan desnudos femeninos en escenarios contemporáneos y fueron rechazadas por la prestigiosa Académie des Beaux-Arts. A partir de ese momento, Manet forjó su propio camino en el mundo del arte como modernista radical. Aunque años más tarde se relacionó con los artistas impresionistas, se mantuvo fiel a su propio estilo, más que a un solo movimiento.

Olympia por Edouard Manet

“Olympia,” 1863. (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

 

Análisis de Un bar del Folies-Bergère

Manet, A Bar at the Folies-Bergère, 1882

Estilo

Un bar del Folies Bergere de Edouard Manet

Detalle de “Un bar del Folies-Bergère”, Édouard Manet, 1882 (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Un bar del Folies-Bergère es un ejemplo perfecto del estilo no tan realista de Manet. Representa las figuras principales, los objetos y el interior con pinceladas expresivas y una gran atención a los detalles. Cada botella de alcohol en el mostrador, por ejemplo, tiene su etiqueta y envase distintivos. Una de las botellas de cerveza con un triángulo rojo en la etiqueta ha sido identificada como la marca Bass Pale Ale, fundada en 1777 y que aún se fabrica en la actualidad.

 

Escena contemporánea

Póster del salón de música Folies-Bergerel

Póster ‘art nouveau' para la pantomima del ballet Folies-Bergère “Fleur de Lotus,” Jules Chéret, 1893 (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Como la mayoría de las obras de Manet, Un bar del Folies-Bergère se basa en un club nocturno real en París llamado Folies-Bergère. A finales del siglo XIX, este establecimiento era muy popular entre los artistas y los parisinos de clase media y alta por su oferta de entretenimiento, que incluía cabaret, ballet y acrobacias, entre otros.

Manet da al espectador una idea de lo que ocurre en el salón de música de moda al mostrar las piernas de un trapecista en la esquina superior izquierda y una gran multitud de espectadores en el reflejo.

Un bar del Folies Bergere de Edouard Manet

Detalle de “Un bar del Folies-Bergère”, Édouard Manet, 1882. (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

 

Modelos de la vida real

Detalle de Un bar del Folies Bergere de Edouard Manet

Detalle de “Un bar del Folies-Bergère”, Édouard Manet, 1882. (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Manet prefería utilizar personas reales como modelos para sus cuadros para hacerlos más contemporáneos y naturalistas. La figura femenina principal de esta obra se basa en una camarera llamada Suzon que trabajó en el Folies-Bergère en la década de 1880. Junto a uno de sus brazos hay un cuenco de naranjas, lo que sugiere que podría haber sido también una trabajadora sexual, un tema que le valió a Manet una gran atención veinte años antes, cuando pintó Olympia.

 

Perspectiva distorsionada

Un bar del Folies Bergere de Edouard Manet

Detalle de “Un bar del Folies-Bergère”,” Édouard Manet, 1882. (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

En el momento de su exhibición, Un bar del Folies-Bergère fue inmediatamente criticado por su sorprendente y distintiva perspectiva. Aunque a primera vista puede parecer que hay una multitud detrás de la camarera, en realidad es el reflejo de un espejo. Así, la espalda de una mujer rubia inclinada sobre un mostrador que vemos detrás de la figura principal es en realidad su reflejo. Así que, como espectadores, nos situamos en la posición del hombre que habla con ella. Sin embargo, los detalles del primer plano y los del espejo no coinciden exactamente, lo que llevó a muchos de los contemporáneos de Manet a acusarle de cometer un error.

Hoy en día, los historiadores del arte tienen diferentes teorías sobre la razón por la que la perspectiva del cuadro parece estar mal. Algunos creen que se trata de un “error” intencionado para mostrar las dos experiencias diferentes de la camarera, que en un punto de vista está retraída y en el otro se inclina atentamente hacia el caballero. O bien, la dualidad de la composición podría aludir a la doble vida de la figura como camarera y trabajadora sexual.

Aunque no hay consenso sobre el significado de la perspectiva, la adición de un espejo es probablemente una alusión a la obra maestra de Velázquez, Las meninas, que fue una gran inspiración para Manet.

 

El legado de Un bar de Folies-Bergère

Manet, Un bar del Folies-Bergère, 1882

Como la última obra importante de Manet, Un bar del Folies-Bergère encarna todos los rasgos por los que el artista francés es famoso. Con una composición compleja, no se limita a captar un momento dentro del Folies-Bergère. En su lugar, ofrece una ventana al glamour, la emoción y el aislamiento de los entornos sociales del París de finales del siglo XIX.

 

Artículos relacionados:

20 Pinturas famosas del arte occidental que todo amante del arte debe conocer

Mary Cassatt: la pintora que se convirtió en una figura clave del impresionismo

Explorando la visión y los diversos estilos de los pioneros postimpresionistas

Paul Cézanne: el pintor postimpresionista que transformó el arte moderno

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO