Descubre cómo el neoexpresionismo revolucionó la pintura figurativa contemporánea

Musée d'art moderne

Galería en el Musée d'Art Moderne de la Ville en París (Foto: Flickr [CC BY 2.0])

A principios del siglo XX, el expresionismo puso al mundo del arte de cabeza. Liderado por artistas alemanes que buscaban distorsionar la realidad y “expresar” emociones, este movimiento modernista se centró en el uso de colores vibrantes, pinceladas atrevidas y composiciones enérgicas. Si bien la popularidad del expresionismo disminuyó en 1920, sí llegaría a inspirar estilos y movimientos posteriores, con los neoexpresionistas—un grupo de artistas audaces—a la cabeza.

Descubre cómo se desarrolló este movimiento artístico en sitios como Francia, Alemania y Estados Unidos, así como su legado al día de hoy.

 

¿Qué es el neoexpresionismo?

"Origin of Cotton"

Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat, Francesco Clemente, “Origen del algodón”, 1984 (Foto: Flickr [CC BY-NC 2.0])

El neoexpresionismo es un movimiento artístico internacional que debutó a finales de los años 70. Muy popular entre los coleccionistas, el movimiento dominó el mercado del arte durante más de una década. La obra neoexpresionista se inspiraba en gran medida en el intenso colorido y la temática figurativa que adoptaron los expresionistas, cuyos fundadores se dividieron en dos escuelas: Die Brücke (“El Puente”), un grupo de artistas con sede en Dresde que favorecía los temas primitivos y las configuraciones distorsionadas; y Der Blaue Reiter (“El Jinete Azul”) de Múnich, un grupo centrado en la idea de que el arte es más de lo que se ve a simple vista.

Con un material de origen tan ecléctico, no es de extrañar que el neoexpresionismo se haya manifestado a través numerosos movimientos en todo el mundo, entre ellos la Neue Wilden en Alemania, la Transavanguardia en Italia, la Figuration Libre en Francia y varias otras ramificaciones en los Estados Unidos.

 

Neue Wilden

George Baselitz, "Supper in Dreseden"

George Baselitz, “Cena en Dresde”, 1983 (Foto: Flickr [CC BY-NC 2.0])

Neue Wilden, o “nuevos salvajes”, surgió en 1978 en Alemania con la obra de Markus Lüpertz, Georg Baselitz, Jörg Immendorff, Anselm Kiefer y A. R. Penck. Utilizando colores vivos y pinceladas llenas de textura, estos pintores crearon “modelos provocativos de intención, imaginación y calidad” que rechazaban la naturaleza vanguardista del minimalismo y el conceptualismo—los movimientos dominantes de la época—y que adoptaban prácticas artísticas milenarias.

“No hay estilo de pintura que no provenga de una columna, una sonrisa micénica, un miembro roto”, comentó una vez Lüpertz. “No hay bellas artes que no se hayan alojado nunca en un templo. Cada muñón de columna es el comienzo de un árbol de Munch, que a su vez es un brazo de Beckmann”.

 

Transavanguardia

Francesco Clemente, "Mother, Lover, Daughter"

Francesco Clemente, “Madre, amante, hija”, 1982 (Foto: Flickr [CC BY-NC 2.0])

En Italia, Francesco Clemente, Sandro Chia, Enzo Cucchi, Nicola de Maria y Mimmo Paladino formaron Transvanguardia, o “más allá de la vanguardia”. El crítico de arte y curador italiano Achille Bonito Oliva acuñó el nombre Transvanguardia como un guiño a la reacción de los pintores asociados contra los gustos contemporáneos; al igual que sus homólogos alemanes, estos artistas también rechazaron un enfoque minimalista del arte. En su lugar, favorecieron las representaciones figurativas que transmitían emoción y utilizaban motivos míticos.

 

Figuration Libre

Robert Combas, "Martin Gale"

Robert Combas, “Martin Gale”, 2013 (Foto: Wikimedia Commons [CC BY-SA 4.0])

Los artistas visuales Robert Combas, Remi Blanchard, François Boisrond y Hervé Di Rosa formaron Figuration Libre a principios de los años 80 en Francia. Traducido como “estilo libre”, el término fue concebido por el artista de Fluxus Ben Vautier, cuyas palabras dieron vida al colorido espíritu caricaturesco del movimiento urbano.  “¿Libre de qué?” preguntó en 1982, “Libre de hacer algo feo / Libre de hacer algo sucio / Libre de preferir el graffiti del metro de Nueva York a las pinturas del Guggenheim… Libre de pintar cualquier cosa”.

 

Neoexpresionismo estadounidense

Jean-Michel Basquiat, "Grillo|

Jean-Michel Basquiat, “Grillo”, 1984 (Foto: Flickr [CC BY-NC-ND 2.0])

Entre los artistas que participaron en el movimiento neoexpresionista de los Estados Unidos se encuentran Julian Schnabel, David Salle, Robert Longo y Jean-Michel Basquiat. Aunque los neoexpresionistas estadounidenses no se identificaban como grupo, sí compartían un interés por expresar emociones puras, a menudo primitivas, en sus obras, que iban desde las “pinturas de platos” a gran escala de Schnabel hasta las figuras coronadas de Basquiat.

 

La exhibición A New Spirit in Painting

En 1981, la obra de los artistas asociados con el movimiento neoexpresionista fue presentada en A New Spirit in Painting (“Un nuevo espíritu en la pintura”), una exposición histórica en la Real Academia de las Artes de Londres.

Con un énfasis en las tendencias contemporáneas y un enfoque en el arte figurativo (“Hay pinturas no figurativas sobresalientes”, señala el catálogo, “pero también hemos decidido omitir áreas enteras del arte que hoy en día son consideradas por muchos como pintura seria”), la muestra ofreció la plataforma perfecta para los neoexpresionistas. Mientras que se les atribuye a los curadores Norman Rosenthal, Nicholas Serota y Christos M. Joachimides el haber popularizado este “nuevo espíritu de la pintura”, se les criticó por la poca inclusión de sus selecciones.

Treinta y ocho artistas (incluyendo neoexpresionistas como Markus Lüpertz, Georg Baselitz, Sandro Chia y Julian Schnabel, así como un puñado de artistas de más renombre como Francis Bacon, Willem de Kooning, Andy Warhol y Frank Stella) se presentaron en la muestra. No se incluyó a ninguna mujer, lo que revela la realidad obsoleta de este “nuevo espíritu de la pintura”—y del neoexpresionismo en particular.

 

El legado del neoexpresionismo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Almine Rech (@alminerech) on

Hoy en día, muchas de las principales figuras del mundo del arte han reconocido las deficiencias de la exposición—incluyendo al propio Norman Rosenthal. De hecho, en 2018, Rosenthal revisitó esta exposición seminal con A New Spirit Then, A New Spirit Now (“Un nuevo espíritu entonces, un nuevo espíritu ahora”), una muestra en la Galería Almine Rech de Londres. Aunque Rosenthal optó por incorporar obras de dos mujeres artistas—Maria Lassnig y Susan Rothenberg—ninguna de ellas se identifica como neoexpresionista, lo que ilustra la evidente falta de mujeres asociadas al movimiento.

Sin embargo, las contribuciones del neoexpresionismo al arte contemporáneo no pueden ser pasadas por alto. Además de revitalizar la pintura figurativa y expandir los límites de la pincelada y el color, los críticos afirman que el movimiento ayudó a dar forma al mundo del arte como lo conocemos hoy. “El mercado de arte contemporáneo que existe hoy en día”, argumenta el artista y escritor Roger White, “su interacción de compra especulativa, cultura de las celebridades y validación institucional, se construyó sobre el neoexpresionismo”.

Julian Schnabel, sin embargo, está menos preocupado por el papel del movimiento en el panorama general y más interesado en el arte en sí mismo. “Le han puesto demasiada atención al marketing”, dijo. “¿No podemos hablar de las pinturas?”

 

Artículos relacionados:

Bauhaus: Conoce el movimiento vanguardista que transformó el arte moderno

Precisionismo: El estilo moderno estadounidense impulsado por la industrialización

¿Qué es el arte contemporáneo? Una mirada al movimiento artístico de la actualidad

26 Términos de historia del arte para describir una obra de arte a la perfección

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO